La Alfabetización: Un Desafío que Libera

CONTEXTUALIZANDO... Durante cuatro años se ha desarrollado el Convenio “Educación básica de jóvenes y adultos a través de la universalización de la alfabetización, en el marco de la educación para todos, con especial atención a las mujeres, en Guatemala y República Dominicana”; en el que se articularon las organizaciones de CEPAE, Centro Cultural Poveda, CONAMUCA, SCAC, coordinadas por la Fundación InteRed.

Con el Seminario “Alfabetizar, un Desafío que Libera” se cierra el proceso vivido el viernes 22 de junio 2012 en los salones de la Biblioteca Pedro Mir, de la Universidad Autónoma de Santo Domingo con la participación más de un centenar de personas entre animadoras/es y animadores, personas alfabetizadas, otros invitados y en donde los medios de comunicación estaban presentes de manera significativa.

La actividad ha estado animada con canciones, proyecciones de las diferentes actividades desarrolladas durante los años de trabajo en las provincias de Dajabón, Elías Piña, La Vega, San Juan, San Pedro de Macorís, Santiago y Santo Domingo Este, Norte y Oeste, y frases significativas de Pedro Poveda y Paulo Freire, que han acompañado y dado sentido en el camino recorrido.

CARTA DE CIUDADANÍA

La lectura de la Carta Ciudadana, elaborada conjuntamente con todas las organizaciones participantes, es motivada por Sonnia Lluberes, representante de CEPAE, quien invita al compromiso en el reclamo de una educación de calidad en la República Dominicana, como un derecho humano y a lo largo de toda la vida para exigir que se respeten las leyes y la Constitución de la República en donde los derechos de cada dominicana y dominicano sean una realidad, sobre todo el derecho a la educación.

TRANSFORMANDO VIDAS

El Panel se constituye en un espacio interactivo en donde se comparten experiencias, vivencias, intercambios de conocimientos y se construyen saberes. Participan en él animadoras/es, personas alfabetizadas, representantes del Centro Cultural Poveda y el público en general. Ricardo Fonseca, enlace de CEPAE en los Bateyes de San José de Los Llanos en San Pedro de Macorís coordina de manera creativa y en directo invitando a participantes a socializar lo vivido y aprendido.

“Gracias a Dios, la alfabetización fue como una bendición para mi” con estas palabras se expresa Ambrosia Medina, una mujer de 72 años, oriunda de la comunidad de Vallejuelo, San Juan de la Maguana, quien relata como de niña le fue negada la educación, aun así siempre tuvo ganas de aprender a leer y escribir. “Ahora puedo ir a cualquier parte y no tengo miedo, cualquier cosa que se necesite en mi comunidad digo presente y en todos los cursos que dan los aprovecho”

El grupo expresa cómo han crecido en estos procesos y los cambios experimentados tanto en su vida personal, familiar profesional y social. Los testimonios dan razón ellos, mostrando cómo la alfabetización les han abierto las puertas a la libertad y a la humanización.

Gloria Suero, otra de las participantes de Bellas Colinas, en Santo Domingo Oeste comenta que se moría de risa cuando le decían del proyecto, pues pensaba “cómo va estudiar una genta vieja. Sin embargo puedo decir que hemos aprendido mucho, ya tenemos una microempresa y pensamos que vamos a llegar lejos…”

Las animadoras manifiestan cómo el proyecto ha impactado en la vida y la comunidad. Sandra Montero, animadora de CONAMUCA en Vallejuelo, San Juan de la Maguana explica la metodología con qué se trabaja en los grupos partiendo de la identificación de las necesidades de las comunidades y haciendo de ellas materias de reflexión y de aprendizaje de lectura y escritura. Sus vivencias en la comunidad, hablan de qué es posible realizar los sueños, adquiriendo conocimientos para su vida diaria que propician el desarrollo de sus comunidades.

Otra de las animadoras en el panel confiesa que para ella el proyecto "ha sido una luz, con el método de Freire se ha liberado, aprendiendo cómo ayudar a la familia, a los vecinos y a crecer a sí misma como persona". Permanentemente realizan análisis del contexto en que viven que les permiten recoger los tópicos que son problemáticas en la comunidad y se llevan a debate para tratar de buscar soluciones, formando comisiones, dando talleres de formación de la conciencia crítica donde se comparten experiencias de aprendizajes y se organizan para dar seguimiento a los acuerdos de búsqueda de soluciones a las necesidades colectivas.

También justificaron por qué se considera esta metodología liberadora y es porque parte de la realidad de la comunidad, en donde cada persona puede expresar sus problemas e inquietudes y buscar juntos y juntas soluciones, pero también les ayuda a conocer, saber y reclamar nuestros derechos. En este sentido, Rita Ceballos, coordinadora del Centro Cultural Poveda, hizo la reflexión del porqué se eligió esta metodología, explicando "que hay muchas formas de aprender, pero hay que partir de un aprendizaje nuevo, que cree sujetos pensantes, comprometidos y agentes de su propio cambio; una metodología que libere. Somos instituciones de lucha que buscan el empoderamiento de la gente en sus derechos. Sabemos que todas las formas de aprender no significan lo mismo, además de aprender a leer las letras, tenemos que aprender a leer el contexto, y por eso es que partimos de ese diagnóstico. Alfabetizar es un acto político, como bien decía Freire, entendida como la capacidad de cambiar y transformar. Como acto de conocimiento, como un acto creador. Cambiando la vida en las personas, de las comunidades y del país”

Carmen Arias, encarga de la Biblioteca Salomé Ureña del Poveda y responsable de las “maletas pedagógicas” y los círculos de lectura, resalta el papel que desempeñan éstas en las comunidades y lugares que visitan favoreciendo la animación de la lectura y escritura en animadoras/es y la comunidad, ya que les abre las ventanas de un mundo nuevo, lleno de oportunidades, aprendizajes transformadores para la vida.

Un ejemplo de cómo el proyecto ha transformado las vidas de las personas, lo explicita una de animadoras al relatar: “A través del programa se solucionan problemas, un caso de violencia familiar, fue resuelto mediante las lecturas en la maleta pedagógica, ayudada por los temas de género y derechos humanos, una mujer perdió el miedo y enfrentó el problema de violencia domestica que vivía” La alfabetización liberadora empodera al sujeto de los procesos de aprendizaje y cambio.

Después del proceso de alfabetización se sigue acompañando a las personas a continuar sus estudios integrándose a la escuela básica o hacer cursos técnicos que los benefician sus vidas y sus comunidades. Beneficiarios del programa solicitan al MINERD, acompañados por las organizaciones, escuelas de adultos en sus comunidades. Fruto de este reclamo se ha creado una escuela de adultos en la comunidad de Casa Vieja, Villa Mella, en donde la SCAC apoya a las personas de la comunidad para continuar sus estudios.

El crecimiento de estas personas ha sido evidente, al punto que han creado sus propias fuentes de ingresos económicos con la puesta en marcha de una panadería, una repostería y venta de productos químicos para la higiene personal y del hogar, que les favorece una vida mejor y más digna.

Miriam Camilo, representante del Ministerio de Educación insiste: “La educación es el alma de los pueblos”. Y por eso resalta el papel y la importancia que tienen programas como este, que les devuelven esa oportunidad a las personas de volver a las escuelas, que le restablece su derecho a la educación. Las mujeres han sido especialmente beneficiadas con el Convenio, con alegría evidente muestran como pasaron de ser personas pasivas y maltratadas a mujeres independientes capaces de producir y ayudar al sustento de sus familias, algo que nunca creyeron posible. Tanto las personas alfabetizadas como animadoras/es han visto como sus vidas tienen hoy sentido y nuevas posibilidades.

Salvador Muñoz, representante de la Agencia Española de Cooperación y Desarrollo (AECID), manifiesta su apoyo expresando su alegría y satisfacción al ver los resultados que se evidencian, fruto del Convenio. “No entiendo la vida sin servir, y agradece a tantas mujeres que escogieron la tarea de servir. Quién va aprendiendo, va descubriendo lo mucho que le falta por aprender..”

En el marco del Convenio se publican varios libros y boletines: La Guía metodológica y orientadora, Los derechos de todos y todas (Módulo de derechos humanos) y Aprendiendo a leer la vida con enfoque de género (Módulo de género), entre otros

El Centro Cultural Poveda y el MINERD acreditan los procesos formativos y trabajos de alfabetización de animadoras/es de las organizaciones participantes.

El Seminario, culmina con gran alegría al ritmo de atabales, a cargo de un grupo Cultural de Monte Plata, la música dejó sentir toda su energía, logrando llenar el evento de algarabía celebrativa.